Jueves, 02 de octubre de 2014
Novo Donar
Artículos - Opinión
07.12.2011
Enfrentar la violencia es decisión personal y convicción de lucha
SEMlac
Adital

Por Helen Álvarez Virreira

Mariana Guasanía caminó por más de 600 kilómetros durante 64 días para llegar a la ciudad de La Paz, la sede del gobierno de Bolivia. Lo hizo junto a unas dos mil personas; hombres, mujeres, niños, niñas y adolescentes indígenas de tierras bajas que defendían su territorio y sus derechos.

Ella es diferente a la mayoría de sus "hermanas", porque hace años dejó de pedirle permiso a su marido para tomar sus decisiones. Pertenece al pueblo Itonama y, tras varios años en la dirigencia, es Secretaria de Género y Generacional de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB).

En agosto de 2011 y con 53 años a cuestas, dejó Magdalena su comunidad en el amazónico departamento del Beni y encabezó el Comité Logístico de la "VIII Marcha Indígena en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isidoro Sécure, por los territorios, la vida, dignidad y los derechos de los pueblos indígenas del Oriente, Chaco y Amazonia boliviana".

¿Cuál es la situación de las mujeres de los pueblos indígenas de las tierras bajas? ¿Qué formas de violencia enfrentan?

Las mujeres mayores no hemos tenido la oportunidad de estudiar en la secundaria, porque así nos han criado con el machismo. Eso es lo que nos ha sometido. Pero ahora que ya hay varias mujeres en la dirigencia, hay más concientización, sobre todo después de la aprobación de la Constitución Política del Estado (2009), donde tenemos grandes logros, porque hemos estado presentes como mujeres.

¿Y se están cumpliendo esos derechos?

Precisamente por eso hemos marchado, porque no se cumple. Se ha escrito una Constitución que ni siquiera se está cumpliendo en 50 por ciento; por eso hemos estado en la carretera marchando contra viento y marea, bajo la lluvia y el sol, bajo los gases (lacrimógenos); toda clase de sufrimientos hemos pasado para que se cumpla esa constitución, a la que hemos aportado para que se escriba, reconociendo los derechos de los pueblos indígenas y de las mujeres en especial.

¿Hay violencia contra las mujeres en los mismos pueblos indígenas?

Sí, existe todavía, no vamos a decir que no. Existen esos celos, esa desconfianza. Para un varón, la mujer es de su propiedad; ella no puede hacer sola sus cosas, el hombre tiene que decidir y por eso no hay muchas dirigentas.

Las mujeres muy jovencitas ya son mamás ¿a qué lo atribuye y cómo lo ven?

La edad para tener hijos, muy jóvenes, depende a veces del papá y de la mamá. Hay todavía eso de que los padres mandan sobre la hija mujer, la entregan a los hombres para que sea su mujer, así, sin consentimiento de ella misma.

¿Persiste esa práctica que está tipificada como delito?

Persiste todavía hasta ahora, claro que poco, y ni se le puede hablar a la niña, no se les permite hablar sobre sexualidad. Es por eso que existe el embarazo a temprana edad. Hace falta sensibilización con respecto a la maternidad. A mí me preocupa mucho cuando veo niñas de 15 y 16 años ya con dos hijos.

Los padres que aún lo hacen ¿a qué edad entregan a sus hijas?

A veces desde los 12 años las niñas ya tienen sus dueños. Generalmente es a personas mayores, pero a veces las chicas se dan cuenta de que una persona mayor está visitando seguido la casa y huyen con un chico de su edad. Entonces la niña se va con otro chico e igual tiene su bebé.

¿Qué recibe a cambio la familia que entrega a su hija?

A veces es por trabajo que tienen que hacer en la casa o en el chaco (sembradío), o qué se yo, son distintos compromisos que asumen los padres para entregar a las hijas. A veces son hombres con dinero, pero otras no, son cosas que siguen pasando.

En el caso de las violaciones ¿cuál es la situación?

Ocurren violaciones, más que todo por el consumo de alcohol. A veces se castiga, a veces huyen, a veces no se puede hacer la prueba a la niña, a veces quedan impunes las violaciones.

Y si hubiera un embarazo como resultado de una violación, ¿el aborto es una opción?

A veces decimos que el aborto no debemos hacerlo, que tenemos que tener a nuestros hijos, pero yo pienso que no debe ser así, sino que es un derecho de cada mujer decidir si tener un hijo o no, porque si una niña se embaraza por una violación, ¿cómo va a querer tener un hijo no deseado? Sería bueno practicar el aborto.

Esa es una posición suya sobre el aborto ¿pero como ve esto la comunidad?

Cuando hay un aborto en los pueblos indígenas muchas veces no se entera la gente, a veces las mamás las tratan (las regañan a sus hijas). Hoy día ya no se castiga el aborto; antes se castigaba expulsando a la mujer, sacándola de su casa, de su comunidad.

¿Y hoy día queda algo de esos castigos?

Todavía se mantiene un poco, no se ha erradicado por completo esa discriminación a la mujer que aborta.

Se puede decir que otra forma de violencia es la prostitución ¿cuál es la situación en este caso?

Existen, en algunos pueblos, mujeres que se dedican a la prostitución. Hemos visto que en algunos pueblos a las niñas de 13, 14 años, ya las han prostituido. Hay gente que se dedica a eso. En las fronteras hay hombres que, cuando ven una niña de unos 12 años, bonita, se la conquistan, se la van llevando de a poco.

¿Y qué se está haciendo frente a todo este panorama?

Falta socializar los derechos que hemos logrado y exigir que se cumplan. Esa es también una decisión personal y convicción de lucha de las mujeres.

SEMlac

http://www.redsemlac.net/web/
Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe
Link permanente:
Al publicar en medio impreso, haga el favor de citar la fuente y enviar copia para:
Caixa Postal 131 - CEP 60.001-970 - Fortaleza - Ceará - Brasil
Inicio
Adital en la Red
Artículos más leídos (en los últimos 7 días)
  1 2 3 4 5  
Noticias más leídas (en los últimos 7 días)
  1 2 3 4 5