Domingo, 20 de abril de 2014
Artículos - Opinión
03.03.2011
Minería en Panamá
Varias organizaciones
Adital

Dos artículos sobre minería en Panamá.

1º Artículo:

Impacto ambiental. De minería y finanza depredadora

Por Tony Henríquez
opinion@prensa.com

Lo que está ocurriendo en Panamá con la minería no es más que otro ejemplo de las consecuencias del alza de precios de los metales (como el oro, que está al precio más alto de los últimos 30 años, arriba de $1,400 la onza), lo que ha hecho atractiva la búsqueda implacable de estos metales.

El capital local y el extranjero (incluyendo gobiernos extranjeros) están haciendo lo imposible para persuadir al pueblo con promesas de mejores tiempos para poder explotar estos recursos (que resulta que están bajo nuestros fértiles suelos, y de los que dependen cientos de miles de campesinos, indígenas y gran parte de la población) y lograr la máxima ganancia en la operación de extracción de estos metales sin importarles cómo se afecte la población que se encuentra en estas áreas o en comunidades que están a lo largo de los ríos que nacen cerca de las minas.

La minería a cielo abierto es una actividad industrial de alto impacto ambiental y cultural; es insostenible por definición, en la medida en que la explotación del recurso supone su agotamiento. Devasta la superficie, modifica severamente la morfología del terreno, apila y deja al descubierto grandes cantidades de material estéril, produce la destrucción de áreas cultivadas y de otros patrimonios superficiales, puede alterar cursos de aguas y formar grandes lagunas para el material descartado. Además, transforma radicalmente el entorno, perdiéndose la posible atracción escénica.

El aire se contamina con vapores o gases de cianuro, mercurio, dióxido de azufre contenidos en gases residuales, procesos de combustión incompleta o emanaciones de charcos o lagunas de aguas no circulantes con materia orgánica en descomposición.

Los residuos sólidos finos provenientes del área de explotación pueden dar lugar a una elevación de la capa de sedimentos en los ríos de la zona. Diques y lagunas de oxidación mal construidas o mal mantenidos, su inadecuado manejo, almacenamiento o transporte de insumos (como combustibles, lubricantes, reactivos químicos y residuos líquidos) pueden conducir a la contaminación de las aguas superficiales. Las aguas subterráneas también son afectadas.

Puede haber una disminución del rendimiento agrícola debido a la inhabilitación de suelos por apilamiento de material sobrante.

Todo esto implica la eliminación de la vegetación del área. La fauna se ve perturbada y/o ahuyentada por el ruido y la contaminación del aire y del agua. Pueden provocarse conflictos por derechos de utilización de la tierra, dar lugar al surgimiento descontrolado de asentamientos humanos ocasionando una problemática social y destruir áreas de potencial turístico.

Como si fuera poco, pueden ocurrir cambios en el microclima y provocarse una multiplicación de agentes patógenos en charcos y áreas cubiertas por aguas estancadas.

Con tantas riquezas que dan y van a dar el Canal y el turismo (ambas actividades sostenibles) y por el tamaño de nuestro territorio, este país no debería incursionar en la minería si de verdad queremos conservar lo que tenemos.

Creo que ha sido demostrado ya en las calles que la mayoría de la población no quiere actividad minera en Panamá. Ahora solo queda que el Gobierno acepte que metió la pata y enmiende su error derogando la Ley 8 del 11 de febrero de 2011.

Artículo 2:

Informe sobre Petaquilla

Por Julio Yao
julioyao1@gmail.com

Se mantiene el cierre de Petaquilla, que hoy cumple 6 días. De ayer a hoy la presencia en el campamento la garantizan las comunidades de Canoa 1 y Canoa 2, de las cuales llegaron unas 40 personas. Se le han sumado unos 30 indígenas de la Asociación Rey Quibián. La gente está cooperando con la comida y los oficios del campamento. Ayer corrieron rumores de que la policía antimotines estaban subiendo a Coclesito, pero esto no ha sido confirmado, puesto que el campamento ha reportado que todo está tranquilo.

Un vehículo del Ministerio de Comercio e Industrias, que estaba recogiendo evidencias dentro de la mina para demostrar que no había contaminación, fue retenido, y al conductor se le llevó donde estaban los peces muertos. Este señor se puso grosero con los campesinos y entonces decidieron no dejarle pasar y se regresó a la empresa, donde se encuentra.

El padre de Coclesito, es decir, de la Iglesia, llegó al campamento de una gira que realizaba. Los campesinos del campamento le criticaron por su labor de defender a las empresas mineras y encabezar un grupo pequeño que simpatiza y recibe beneficios de los mineros – Petaquilla Gold y Minera Panamá. También le reclamaron por expulsar a José del Carmen Yánguez y a otros de los comités eclesiales de base como Delegados de la Palabra por oponerse a la minería. Se le dejó ir.

Pero Saturnino González, que así se llama, escribió cartas a todas las autoridades, desde corregidor, alcalde, gobernadores, iglesia y policía, quejándose del trato y sugiriendo la represión. Esto es consecuencia del apoyo ciego y descarado que el obispo de Colón, Audilio Aguilar, le ha dado a las empresas siempre, aunque al parecer últimamente ha moderado o matizado su posición por el cambio en la conferencia episcopal en torno a la minería.

El cierre del acceso a la empresa no afecta derechos de terceros, que no existen, puesto que los moradores, enfermos, ambulancias, comerciantes y obreros pasan libremente. El cierre solo afecta a vehículos y carga de la empresa.

Invitamos a las organizaciones, grupos y personas a solidarizarse con las comunidades de Petaquilla que solo piden que se respeten la Constitución, las leyes nacionales y ambientales; que paguen las multas y cumplan las sanciones decretadas; y que se rescinda el contrato de 1997, tanto por violaciones legales como por incumplimiento. Sugerimos que los interesados visiten el campamento, a orillas de la empresa, en Loma Blanca, a cinco minutos de Coclesito. Se entra por Penonomé.

Link permanente:
Al publicar en medio impreso, haga el favor de citar la fuente y enviar copia para:
Caixa Postal 131 - CEP 60.001-970 - Fortaleza - Ceará - Brasil
Inicio
Adital en la Red
Artículos más leídos (en los últimos 7 días)
  1 2 3 4 5  
Noticias más leídas (en los últimos 7 días)
  1 2 3 4 5